Monjardin

monjardin

La agricultura ecológica parte del saber tradicional pero no deja de avanzar, aplicando nuevos conocimientos en torno al respeto al medio ambiente y la tierra. Los agricultores de Monjardín trabajan como antes, pero son gente de hoy. Saben que el futuro de este planeta pasa por preservar la cultura del campo, la belleza de lo natural, son gente que se compromete día a día en su trabajo con la tierra: suprimen elementos tóxicos que afectan a la fauna y la fertilidad de las tierras de cultivo, cuidan la vegetación natural, el agua, respetan el ecosistema, ayudando a que los animales puedan seguir con sus ritmos naturales de vida.

La gente de Monjardín sabe que su trabajo forma parte de un nuevo espíritu: el espíritu ecológico, responsable y amable con el planeta.

El color de los 22 productos ecológicos de Monjardín es el color de los productos recién cosechados y envasados: el color de productos limpios, con el sabor de verdad, el aroma natural, y su textura original. Proceden de la agricultura ecológica, la que conserva la tierra,y respeta la biodiversidad, la que asegura productos sanos al no utilizar productos químicos que afectan a todo el planeta. Son productos que ponen por delante la calidad antes que la cantidad, que proceden de una agricultura que utiliza técnicas tradicionales pero que no deja de innovar en sistemas de control de la calidad, que aplica de forma exhaustiva. Su color es el que la naturaleza quiere que tengan, ese color y esos sabores que creíamos que habíamos perdido. Cada envase es único, y está tratado como una pieza exclusiva de alta calidad.

Nuestros productos se procesan diariamente: en pocas horas desde su recogida están perfectamente envasados, con los más estrictos controles de calidad y seguridad marcados por la Unión Europea. La filosofía de respeto al medio ambiente de Monjardín se extiende a todo lo que hacemos, desde quienes trabajamos la tierra hasta quienes procesamos y envasamos pieza a pieza.

Productos como los espárragos blancos o trigueros se recogen por la noche y son envasados durante el día siguiente, lo que permite aprovechar toda su pureza y valor. Nuestro secreto es perder poco tiempo para que nuestros productos conserven su autenticidad, por eso hemos implantado un sistema manual de procesado y envasado ágil y preciso que garantiza que el color y el sabor de nuestros productos es el color y el sabor de lo auténtico.

Ser ecológicos es más que una etiqueta, es un sistema de trabajo, un espíritu y un compromiso con el futuro de todos.